viernes, 15 de junio de 2012

En realidad hay cosas que no quiero olvidar; como tus ojos de soledad la tarde que nos hice llorar.

La mensajero no tardo en detallar dicha situación y en cierto punto dar una chispa de esperanza para esta pobre pequeña.
Ella procedió a agregarlo a dicha red social, tan amada hoy en día por la sociedad, y comenzaron a hablar.
Cuando en el año cursado por dicha pequeña se corrió la voz de que ella tenia cierto interés por el, despertó  lo mismo en otras chicas, en eso una de las que en su momento era la mas amiga de ella, le comento dicho interés también paso a comentarle que hablaban por mensajes de texto y que tendría una posible chance con el. 
Nuestra pequeña protagonista le "cedió" a dicho chico y se creyó que ese tema estaba terminado.
Un día cuando nuestra protagonista a quien vamos a llamar Agustina, estaba en su casa con una amiga, cuando salto una ventana del chat, y si cuando todo esta terminado, el tiene esa costumbre de volver a aparecer.
Hablaron horas, tanto que la amiga de Agustina ya estaba dormida, ella no podia dejarlo solo, mas alla de que el le pedia por favor que no lo deje solo. 
Y ahi en esa noche de invierno, fue donde comenzo todo...
Continuare... 

1 comentario:

nata piza dijo...

Hola, te escribo para felicitarte por tu iniciativa de crear un blog. Te dejo por aquí el link del mío a ver si te dan ganas de echarle una mirada... www.oceanosprofundos.wordpress.com
¡Espero que prosperes en tu escritura!
Saludos, Nat.